Waters of Life

Biblical Studies in Multiple Languages

Search in "Spanish":

Home -- Spanish -- John - 010 (The fullness of God in Christ)

This page in: -- Arabic -- Armenian -- Bengali -- Burmese -- Cebuano -- Chinese -- English -- Farsi? -- French -- Georgian -- Hausa -- Hindi -- Igbo -- Indonesian -- Javanese -- Kiswahili -- Kyrgyz -- Malayalam -- Peul -- Portuguese -- Russian -- Serbian -- Somali -- SPANISH -- Tamil -- Telugu -- Thai -- Turkish -- Urdu -- Uyghur -- Uzbek -- Vietnamese -- Yiddish -- Yoruba

Previous Lesson -- Next Lesson

Juán - Los Brillos Ligeros en la Oscuridad
Un Curso de Estudio del Evangelio de Cristo segun Juán

PARTE 1 - El Brillo de la Luz Divina (Juán 1:1 - 4:54)
A - La Encarnación de la Palabra de Dios en Jesús (Juán 1:1-18)

3. La plenitud de Dios pareció en la encarnación de Cristo (Juán 1:14-18)


JUÁN 1:17-18
“Porque la ley por Moisés fué dada: mas la gracia y la verdad por JesuCristo fué hecha. A Dios nadie le vió jamás: el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le declaró.”

La diferencia entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento puede ser se reducida en la diferencia entre la rectitud por la Ley y la rectitud por Gracia. Dios dio a Moisés los Diez Mandamientos, las leyes con respecto a los sacrificios de sangre y la ley para tener orden en la vida. Aquel que mantuvó estos preceptos vivía en páz merecida. Pero quienquiera que traspaspasabá una de estas leyes mereciá la muerte. De esta manera la ley fue un juicio a muerte, porque ningún humano es perfecto. La mejor de la gente piadosa de ese tiempo fue rota en arrepentimiento y remordimiento ante la tarea imposible de mantener todas las reglas de la Ley. Sin embargo la gente superficial se consideraba a si misma como buenas personas, pensando que su vida complacia a Dios. Esto al final los dirigío en egoísmo, y al legalismo fanático. Se olvidaron del amor y jactandose en la rectitud de sus obras. Sin duda, la Ley como tal es Santa porque refleja la santidad de Dios. Pero delante de ella cada hombre mira su propia maldad. De esta manera la Ley nos lleva la miseria y la muerte.

En esta atmósfera que huele a muerte, Juán menciona a Jesucristo por primera vez en su Evangelio como el rescatador de la miseria y el Salvador de la ira de Dios. El hombre, Jesús de Nazaret, es el Mesías prometido ungido con la plenitud del Espíritu Santo. Es el Rey de reyes, la Palabra de Dios y el Sumo Sacerdote. Es el resumen de todas las posibilidades para esperanza y la salvación.

Cristo no vino a nosotros con un nuevo sistema legal, más bien él nos redimió de la maldición de la Ley. Con su amor sobresaliente cumplió todas las demandas legales en nuestro lugar. El llevó nuestros pecados y el juicio contra este mundo en sus hombros, asi al mismo tiempo reconciliandonos a Dios, El cual ya no es nuestro enemigo a causa de nuestros pecados, pero hemos obtenido la paz con Dios por Jesucristo nuestro Señor.

El hombre Jesús subió a su Padre celestial y derramó su Espíritu Santo en nosotros, imprimiendo la Ley en nuestros corazones, llenando nuestros sentimientos más internos con pensamientos puros, veraces y honorables. Nosotros ya no vivimos bajo la Ley, pero mas bién el vivé en nosotros. En esta manera Dios nos ha dado el poder de cumplir las demandas de su amor!.

Con la venida de Cristo, la edad de gracia ha empezado y vivimos ahora en ella. Dios no pide de nosotros ofrendas, servicios ni sacrificios para reforzar nuestro fariseísmo, pero envió a su Hijo a conceder en nosotros divina rectitud. Quienquiera que crea en él es justificado completamente. A causa de esto y más, le adoramos y le damos gracias y ofreciendo nuestro sacrificio vivo a él, quien nos a santificado.

Cristo no nos ha dejado como huérfanos pero se ha quedado con nosotros, derramando sus regalos en nosotros. Nosotros no merecemos el perdón de los pecados, ni de la confraternidad del Espíritu de Dios, ni merecemos cualquier otro regalo ó bendicion de él. Al final Todo es gracia que viene de él. Verdaderamente, merecemos nada más que ira y perdición. Pero por motivo de nuestra amistad y Fé con Cristo, nosotros hemos llegado a ser hijos de Dios en quien Él concede su gracia. ¿Se ha dado cuenta usted de la diferencia entre los esclavos de pecado y los niños de gracia?

Esta gracia no es un mero sentimiento emocional en el corazón del Santisimo. Más bien, es un amor basado en derechos judiciales. Dios no puede perdonar quienquiera que hace, porque el pecado del pecador requiere su muerte inmediata. Sin embargo, la crucificación de Cristo en nuestro lugar ha cumplido toda la rectitud pedida, así la gracia ha llegado a ser un derecho para nosotros y la misericordia de Dios una realidad que no puede ser sacudida. Tener gracia en Cristo es la base legal para nuestra vida con Dios.

Usted se Pregunta: ¿Quién es este Dios, libre para actuar, pero aún atado a su justicia? La respuesta es simple: Muchas religiones han tratado arduamente y gravemente en comprender a Dios. Pero ellos son como un conjunto de escaleras en la tierra que no puede alcanzar el cielo. Pero Cristo es como una escalera divina que desciende de los cielos, fijo en la tierra. Nuestra reunión con Dios atrevez de él deja a nadie en desesperación.

Ningún hombre ha visto al Creador eterno, porque nuestros pecados nos separan del Santo. Todas las declaraciones acerca de Dios son no más que especulaciones vagas. Pero Cristo fue su Hijo, con Dios de la eternidad, uno de los componentes de la Trinidad divina. Así el Hijo supo quién el Padre es. Toda la revelación anterior es inadecuada. Pero Cristo es Palabra perfecta de Dios, y el resumen de toda la verdad.

¿Cuál es el pivote del mensaje de Cristo?

Nos enseñó a dirigir a Dios en la oración así, "Padre nuestro que estas en el cielos". Con esta manera de dirigirnos a Dios el nos declaró que la esencia de Dios es su paternidad. Dios no es un dictador, un conquistador ni un destructor. Ni es apático e indiferente. Él nos cuida como un padre cuida a su niño. Así como un niño se cae en el barro, él nos levanta, limpia, y no nos deja perdernos en el mundo de culpa. Desde que nosotros hemos venido a conocer que Dios como nuestro Padre, nuestra pena causada por nuestras preocupaciones y nuestros pecados ha sido levantada. Pero en regresar a nuestro Padre, obtuvimos la purificación y una bienvenida y al final convivimos con Dios para siempre. La revolución religiosa que vino a nuestro mundo en el nombre del Padre es el nuevo pensamiento cristiano que Cristo trajo. Este nombre paternal tiene el resumen de las palabras de Cristo y sus trabajos.

Antes de su encarnación Cristo estuvo con su Padre. Esta imagen tierna clarifica la relación amorosa entre Cristo y Dios. Después de su muerte y resurección el Hijo (Cristo) regresó al Padre. El no sólo se sienta en la mano derecha de Dios pero también está en el seno del Padre. Esto significa que él, uno con él (Dios), tambien es Él (Dios) . Así todos los dicho por Cristo acerca de Dios es verdad. En Cristo nosotros vemos quién Dios es. Como el Hijo es, así es el Padre, y como el Padre es, así es el Hijo.

ORACIÓN: Nuestro Padre en el cielo te alabamos y damos gracias, porque usted nos envió a Cristo tu amado Hijo.Nos sometemos a ti por que tu nos liberaste de la pesadilla de la Ley y plantaste tu rectitud divina en nosotros. Te damos gracias por cada regalo espiritual y glorificamos tu nombre glorioso a causa de los privilegios que nosotros poseemos en tu Nombre poderoso.

PREGUNTA:

  1. ¿Qué nuevo pensamiento trajo Cristo en este mundo?

www.Waters-of-Life.net

Page last modified on April 13, 2012, at 10:20 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)