Waters of Life

Biblical Studies in Multiple Languages

Search in "Spanish":

Home -- Spanish -- John - 013 (The fullness of God in Christ)

This page in: -- Arabic -- Armenian -- Bengali -- Burmese -- Cebuano -- Chinese -- English -- Farsi? -- French -- Georgian -- Hausa -- Hindi -- Igbo -- Indonesian -- Javanese -- Kiswahili -- Kyrgyz -- Malayalam -- Peul -- Portuguese -- Russian -- Serbian -- Somali -- SPANISH -- Tamil -- Telugu -- Thai -- Turkish -- Urdu -- Uyghur? -- Uzbek -- Vietnamese -- Yiddish -- Yoruba

Previous Lesson -- Next Lesson

Juán - Los Brillos Ligeros en la Oscuridad
Un Curso de Estudio del Evangelio de Cristo segun Juán

PARTE 1 - El Brillo de la Luz Divina (Juán 1:1 - 4:54)
B - Cristo conduce a sus discípulos de la esfera de arrepentimiento a la alegría de la boda (Juán 1:19 - 2:12)

1. Una delegación del Sanedrín preguntas Bautista (Juán 1:19-28)


JUÁN 1:25-28
25 Y le preguntaron: "¿Por qué entonces bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta?" 26 Juan les respondió: «Yo bautizo con agua, sino que está entre vosotros uno a quien no lo sé. 27 Él es el que viene detrás de mí, que es antes de mí, que la correa del calzado no soy digno de desatar. "28 Estas cosas sucedieron en Betania más allá del Jordán, donde Juan estaba bautizando.

Del Torá los Judios había aprendido acerca de la purificación , sacrificios y una especie de bautismo. Los sacrificios eran hechos para una limpieza de la suciedad moral, mientras que el bautismo era adecuado específicamente para la purificación de los no-Judios, porque consideraban a las otras nationes como impuras. De todos modos, el bautismo era la aceptación de un signo de humildad y de adhesión a la gente de Dios.

Esto explica por qué los delegados de Jerusalén se quedaron perplejos."¿Por qué llamas a los creyentes a arrepentirse, a los que están circuncidados y plenamente establecidos en el pacto? Le preguntaron a Juan ¿Consideras tu que nosotros no somos llenos de santidad y que estamos perdidos en la ira de Dios, nosotros que somos los líderes responsables de nuestra nación?"

El bautismo de Juan era un obstáculo para el "piadoso". El pueblo se dividio en dos grupos. El primer grupo fueron los purificados por el bautismo de arrepentimiento. Ellos se acogieron a Cristo como un grupo seleccionado listo para encontrarse con su Señor. El segundo grupo rechazó el bautismo de arrepentimiento, sientiendo que estaban en una buena condicion espiritual para la bienvenida de Cristo, suponiendo que su llegada iba a ser para fines políticos o legalista. ( libertad de los romanos por ejemplo)

Es probable que el evangelista Juan, estuvo presente en este examen oficial. El debate lo tocó profundamente, sobre todo las preguntas de los delegados al Bautista, porque de ellos se obtuvo la confesión de que él no era ni el Cristo, ni Elías ni el profeta prometido. Con esta respuesta lo deshoraron revelando que era un don nadie. Pero Juan sabiendo lo que tenia que hacer, se menospreció a si mismo y con una sonrisa les respondio, "Tienes razón, yo no soy nadie importante. Yo bautizo con agua solamente, sin magia y poder. Todo lo que hago es simbólico, que apuntando al que ha de venir"

A continuación, el Bautista en su traje de piel de camello se puso de pie y gritó con una gran voz a los líderes de la delegación y a la multitud: " Ustedes estan ciegos. No se dan cuenta del hecho  historico que sucede en medio de ti. Usted me examinan , pero yo no soy más que una figura menor. Pero mira, el Cristo ha venido. Él está aquí en medio de esta multitud de penitentes. Yo, Juan el Bautista, no tengo poder para hacer nada. No tengo más que un servicio para cumplir. Yo soy la voz, y el Espíritu Santo me ha informado acerca del Señor que viene ahora. Él está aquí! Hoy es el día de la salvación. Arrepiente rápidamente, por los últimos momentos están pasando. "

En este anuncio, la multitud estaba sorprendida. Se habían reunido con el objetivo en mente de dar la bienvenida al Cristo. Pero él ya había llegado, y no habian ni notado su llegada ni lo habian visto. Ellos estaban muy perplejos mirandose el uno al otro con asombro.

A continuación, el Bautista pronunció su famosa descripción de Cristo en un testimonio que es más explícito que lo que el escritor del evangelio había mencionado indirectamente en el versículo 15, "fue el que viene después de mí antes que yo." Con esto el Bautista reveló la eternidad de Cristo y al mismo tiempo, su presencia entre los hombres. Dejó en claro que por fuera el Cristo era un ser humano, normal en medio de ellos, no reconocido, sin una aurora, vestiduras elaboradas o ojos llameantes. Él era como todos los demas, nunca fuera de lo normal. Sin embargo, en su verdadera naturaleza El era totalmente diferente de los demás: un ser antes de los siglos, celestial y divino, con toda sencillez en medio de ellos.

El Bautista confesó su indignidad de ser un siervo de Cristo. La costumbre de la época fue, que cuando los invitados eran recibidos en cualquier hogar, un servidor lavava los pies de los invitados con agua. Al ver que Jesús había venido a la multitud, el Bautista no se consideraba a sí mismo apto de ni siquiera desatar la correa de los zapatos de Jesús con el fin de lavar sus pies.

Estas palabras agitaron a la multitud. Se preguntaban unos a otros: "¿Quién es este extraño? ¿Cómo puede ser que el Señor esté con un plebeye? ¿Y por qué el gran Bautista dice que él no es apto para desatar la correa de sus zapatos?" Los delegados de Jerusalén, tal vez se burlaron al escuchar al Bautista, como diciendo, "Este sórdido Bautista es un tramposo!" Despues de decir esto se fueron. Es probable tambien que algunos de los seguidores del Bautista siguieron el ejemplo de ellos, el pensando de que Cristo apareceria en la capital, Jerusalén en esplendor y majestad, y no como una persona desconocida y simple en el desierto. Asi ellos perdieron una oportunidad única de reunirse con JesuCristo.

Estos hechos tuvieron lugar en la orilla oriental del Jordán, la cual se encuentraba más allá de la autoridad del Sanedrín, por lo que era una zona bajo el dominio de Herodes Antipas. Los delegados por lo tanto, no fueron capaces de arrestrar al Bautista ni de llevarselo para ser juzgado en Jerusalén.

ORACIÓN: Señor Jesucristo, gracias por venir a nosotros, un hombre verdadero y eterno Dios. Nosotros te adoramos y magnificamos porque te has acercado a nosotros. Te humillaste en cuerpo para que nadie, pero el Bautista pudiese reconocerte. Tu eres humilde y apacible en en corazon. Por favor enseñanos a ser humildes como tú y que te sigamos por la guía de tu Espíritu Santo.

PREGUNTA:

  1. ¿Cuál es el punto del testimonio del Bautista acerca de Jesús delante de los delegados del Sanedrín?

www.Waters-of-Life.net

Page last modified on April 13, 2012, at 10:22 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)