Waters of Life

Biblical Studies in Multiple Languages

Search in "Spanish":
Home -- Spanish -- Romans - 020 (Man is Saved not by Knowledge)
This page in: -- Afrikaans -- Arabic -- Armenian -- Azeri -- Bengali -- Bulgarian -- Cebuano -- Chinese -- English -- French -- Georgian -- Hausa -- Hebrew -- Hindi -- Igbo -- Indonesian -- Malayalam -- Polish -- Portuguese -- Russian -- Serbian -- Somali -- SPANISH -- Telugu -- Turkish -- Urdu? -- Yiddish -- Yoruba

Previous Lesson -- Next Lesson

ROMANOS - El Señor es nuestra Justicia
Estudios en la Epístola de Pablo a los Romanos
PARTE 1 - La justicia de Dios condena a todo pecador, y justifica y santifica a todo creyente en Cristo (Romanos 1:18 - 8:39)
A - Todo el mundo está bajo el maligno, y Dios juzgará a todos en justicia (Romanos 1:18 - 3:20)
2. La ira de Dios es revelado contra los judíos (Romanos 2:1 - 3:20)

d) Circuncisión no aprovecha espiritualmente (Romanos 2:25-29)


ROMANOS 2:25-29
25 Pues, en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión. 26 Si, pues, el incircunciso guardare las ordenanzas de la ley, ¿no será tenido su incircuncisión como circuncisión? 27 Y el que físicamente es incircunciso, pero guarda perfectamente a la ley te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión eres transgresor de la ley. 28 Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; 29 sino que es judío es el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.

Cuando Pablo había quebrantado el orgullo de los creyentes judíos, el pueblo de la Ley, los maestros de los pueblos, él oyó en su espíritu algunos de ellos diciendo: “¡Sí! Erramos, porque no hay nadie perfecto excepto Dios. No obstante, nosotros tenemos la promesa de la circuncisión, porque el Altísimo se comprometió con nuestro padre Abraham y con su semilla por medio de este simbolismo. Por lo tanto, pertenecemos a Dios, no porque somos justos, sino porque nos escogió”.

(Versículo 25) Entonces Pablo, quien fue experto en las enseñanzas religiosas de la Ley Mosaica, respondió a su equivocación diciendo que el pacto con Abraham no anula la Ley, porque el pacto depende de la Ley, de la misma manera que la Ley depende del pacto, tal como el Señor le dijo con toda claridad a Abraham: “Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto” (Gen. 17:1). Este versículo puso la condición para la confirmación del pacto cuando Abraham aun no había creído la primera promesa y dio a luz, a Ismael, su primogénito, de la esclava egipcia, sin buscar la dirección del Señor.

Así es como Pablo demostró a los cristianos de origen judío que vivían en Roma que no hay pacto sin Ley, y que la circuncisión no es de ningún valor sin el cumplimiento de los mandamientos. En principio, vio en la circuncisión un buen símbolo como Dios purifica al pecador de su origen, y entonces el creyente y su simiente obedecen a Dios.

No obstante, este principio solo es válido mientras el participante del pacto hace la voluntad de Dios. Cuando el creyente rompe el mandamiento y peca contra Dios, se le considera incircunciso a pesar de su circuncisión, alejado de Dios, y un extraño para él.

(Versículo 26) Pero si un gentil aprende y guarda la Ley en el poder del Espíritu Santo, entonces el que fue considerado incircuncidado físicamente, llegó a ser considerado circuncidado por Dios, incluido en la Ley, y escogido desde la eternidad, porque el pacto y la elección no sirven sino para renovar y santificar a los elegidos. El que alcanza la meta moral en su conducta, sin las paredes del pacto viejo, está considerado incluido dentro del pacto.

(Versículo 27) Cuando un judío es transgresor de la Ley, en los ojos de Dios es como si fuera incircunciso. Es verdadero judío el gentil que observa los requisitos de la Ley. Es más, el que es incircuncidado físicamente juzgará al judío, el que tiene la marca física, pero no la obediencia; porque el símbolo de la circuncisión no salva, sino la obra santa y la conducta que muestran que la persona está comprometido con Dios, y que el poder de Dios está obrando en su debilidad.

(Versículo 28) Después de este argumento brillante, dirigido a la tradición judía, Pablo da una definición de lo significa ser “judío” que debemos recordar y reconocer en estos días. El judío no es el que nació de raíz judía, habla hebreo, y tiene la nariz característica de la raza, ni es judío en los ojos de Dios uno que cree en la Ley, que ha sido circuncidado, o ora los sábados. El judío aceptado por Dios es el que evidencia que tiene relación con Dios por medio de su amor, humildad, santidad, y perfección. Según esta descripción espiritual, Jesús fue el único judío perfecto. Porque él se oponía a los obstinados judíos, ellos, en su hipocresía, le crucificaron. Debido a su espíritu manso, el pueblo de Abraham todavía persigue el pueblo de Jesús hasta el día de hoy. La definición de judío según Pablo implica un replanteamiento de nuestro concepto de lo que es un judío de verdad.

(Versículo 29) Circuncisión no es evidencia de que Dios pertenece a cierta nación o a cierto creyente, aunque lo fuese escrito centenares de veces en el Libro Santo., porque Dios no quiere partícipes indulgentes en su pacto, sino gente amorosa con corazones renovados, llenos del Espíritu Santo. Solo los nacidos de nuevo están considerados en los ojos de Dios participantes de su pacto. Y Dios bendecirá a todos los que presentan los frutos de su Espíritu con bendición multiplicada. Los que se llamen judíos o cristianos, y se oponen al Espíritu del amor de Cristo, no son aceptados por Dios a pesar de su creencias correctas. Al contrario, están considerados como sus enemigos y él, como su Juez.

ORACIÓN: O Dios santo, te damos gracias porque tú estabas comprometido en el pasado con tu amigo cercano Abraham y con sus hijos por el símbolo de la circuncisión. También te damos gracias porque nos aceptaste en tu nuevo pacto. Perdónanos si no andamos en santidad total, o si nos hemos comportado como si nuestros corazones no fuesen circuncidados y renovados. Purifícanos de todo espíritu extraño, y danos humildad y el amor de Cristo para que podamos seguirle en todo tiempo.

PREGUNTA:

  1. ¿Qué significa circuncisión tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo?

De acuerdo con su dureza y por tu corazón no arrepentido,
atesoras para ti mismo ira
en el día de la ira
y de la revelación del justo juicio de Dios,
el cual pagará a cada uno conforme a sus obras

(Romanos 2:5-6)

www.Waters-of-Life.net

Page last modified on January 25, 2013, at 08:46 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)