Waters of Life

Biblical Studies in Multiple Languages

Search in "Spanish":
Home -- Spanish -- Romans - 025 (We are Justified by Faith in Christ)
This page in: -- Afrikaans -- Arabic -- Armenian -- Azeri -- Bengali -- Bulgarian -- Cebuano -- Chinese -- English -- French -- Georgian -- Hausa -- Hebrew -- Hindi -- Igbo -- Indonesian -- Malayalam -- Polish -- Portuguese -- Russian -- Serbian -- Somali -- SPANISH -- Telugu -- Turkish -- Urdu? -- Yiddish -- Yoruba

Previous Lesson -- Next Lesson

ROMANOS - El Señor es nuestra Justicia
Estudios en la Epístola de Pablo a los Romanos
PARTE 1 - La justicia de Dios condena a todo pecador, y justifica y santifica a todo creyente en Cristo (Romanos 1:18 - 8:39)
B - La nueva justicia por la fe está abierta a todo los hombres (Romanos 3:21 - 4:22)

2. Estamos justificados por la fe en Cristo (Romanos 3:27-31)


ROMANOS 3:27-28
27 “¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de la obras? No, sin por la ley de la fe. 28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”.

La justificación del mundo y nuestra reconciliación con Dios se cumplieron en la cruz. Por lo tanto, el hombre es justificado solo por la fe. Encontramos la palabra “fe” nueve veces en los versículos 21 a 31, donde el apóstol testifica que solo estás justificado por medio de una fe viva y personal.

Este principio es un concepto completamente distinto a lo que se encuentra en las creencias de todas las otras religiones y filosofías, porque Dios ha perdonado a todos los hombres sus pecados sin castigarles. Delante de esta verdad se derrumban los principios sostenidos por todos ellos en cuanto a la diligencia, la recompensa de las buenas obras, y la observación de la ley, porque Dios nos ha redimido libremente, nos ha introducido en la edad de su gracia, y nos ha librado de la maldición de la Ley. Tú te mantendrás pecaminoso a pesar de tus ayunos, tus donativos de caridad, y tu piedad, a no ser que aceptas la sangre y la justicia de Cristo con fe y con gratitud. Tú no juegas ningun papel en esta justificación santa. Te viene como regalo de Dios. Él te ha justificado completamente, no debido de tu honestidad y justicia, sino porque la sangre de Cristo te ha limpiado hasta en tu subconsciente. ¡Qué gracia más asombrosa!

Tu aceptación de esta gracia, tu gratitud, y tu unión con su Dador significan que tienes fe. El Crucificado es el don de Dios para nosotros, criminales. En él el Creador viene a ti y te limpia, entregandose a ti, un pecador justificado. Así que, agárrate a Cristo con oración y fe para que su poderosa justicia sea fortalecida en ti. Encomiéndate a él en reconocimiento de su amor.

La fe justifica al pecador. Cambia el énfasis en la capacidad del hombre y pone fin a toda clase de auto-justicia, auto-redención, y jactancia, porque en Cristo sabemos que somos necios, maliciosos, corruptos y miserables. No hay salvación fuera de la mano del Dios misericordioso. No estás edificado debido a tu herencia, o por una educación superficial, o por una nacionalidad impotente. No eres salvo por tu herencia, diplomas, o talentos, sino por tu fe en Cristo. Así que, encomiendate al Hijo de Dios, y entra en su nuevo pacto, porque tu vida sin él queda muerta en pecados, pero en él llegas a ser verdaderamente santificado, y tu justicia permanece para siempre. Ciertamente no hay otra manera de agradar a Dios, excepto por aceptar la sangre de Cristo y permanecer en ella. Dios te ha otorgado su justicia, así que, cree en él, porque solo por medio de la fe puedes participar en todos los derechos y en la autoridad de la bendición de Cristo.

ROMANOS 3:39-31
29 “¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios lo los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. Porque Dios es uno, y él justifica por la fe a los de la circuncisión, por medio de la fe a los de la incircuncisión. 31 ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley”.

Pablo escribió esta epístola tan complete a la iglesia de Roma. Cuando había descrito poderosamente y brevemente la justificación por la fe, escuchó las posibles objeciones de sus lectores en su espíritu:

Los griegos dijeron: “Si la muerte de Cristo mostró su justicia en perdonar los pecados de negligencia cometidos por el pueblo de la ley, entonces la cruz les pertenece solo a ellos, y nosotros quedamos excluidos”.

Y Pablo les contestó: “Pero Dios ha perdonado a todos los hombres sus pecados . No hay un dios para los judíos y otro para los demás pueblos, porque Dios es uno, y él, por medio de la muerte de Jesús en la cruz, ha justificado tanto a los circuncidados como a los de la incircuncisión por medio de su fe.

Entonces clamaron algunos judíos: “¡Imposible! Porque entonces los otras naciones llegan a ser justificados sin la circunción o la ley, que es blasfemia contra Dios. Pablo, estás trastornando la revelación de Dios”.

Pablo contestó a los fanáticos: “Lejos sea de mí cambiar la revelación de la Ley. Nosotros, al contrario, confirmamos la Ley por medio de nuestras buenas noticias acerca de la cruz, y hacemos ver que la ley es la introducción al sacrificio de Dios. La cruz anula todos los requisitos de la ley para nosotros.

Entendemos de la lucha de Pablo con los extremistas y los moderados de ambas bandas. No todos los creyentes cononocen la justicia de Dios en toda su amplitud, porque temen la buena nueva que todos los hombres son justificados por medio de la fe. Pocos son los que vienen a la libertad cristiana que no se funda sobre la ley, ni en el racismo, ni en ningún compromiso humano, sino solo sobre la fe. Nuestra fe significa nuestro compromiso con Jesús y nuestra confianza en él que nos ha amado desde la eternidad.

ORACIÓN: Oh Padre, te damos gracias porque nos libraste de nuestra auto justicia, y nos justificaste por la autoridad de Cristo. Somos pecaminosos cuando nos miramos a nosotros mismos, pero cuado miramos a tu Hijo crucificado, encontramos nuestra justicia que nos es dada libremente. Líbranos de la religión falsa para que no busquemos nuestra justificarnos en las obras humanas, sino que nos satisfacemos con la obra de tu Hijo a nuestro favor. Gracias por tu justificación completa, en reconocimiento de la cual nos entregamos a ti para siempre.

PREGUNTA:

  1. ¿Por qué estamos justificados solo por medio de la fe y no por nuestras buenas obras?

“El hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”
(Romanos 3:28).

www.Waters-of-Life.net

Page last modified on May 10, 2013, at 08:48 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)