Waters of Life

Biblical Studies in Multiple Languages

Search in "Spanish":
Home -- Spanish -- Colossians -- 013 (The prayer of thanksgiving)
This page in: -- Arabic -- Chinese -- English -- German -- Portuguese -- SPANISH -- Turkish

Previous Lesson -- Next Lesson

COLOSENSES - Cristo en vosotros, la esperanza de gloria
Meditaciones acerca de la epístola del apóstol Pablo a la iglesia en Colosas

PARTE 1 - Los fundamentos de la fe cristiana (Colosenses 1:1-29)

2. La oración de agradecimiento de Pablo y sus colaboradores por la iglesia en Colosas (Colosenses 1:3-8)


El grupo alrededor de Pablo agradecía al Padre de Jesucristo por tres aspectos esenciales de la iglesia de Colosas. Primero por su fe en Jesucristo, después por su amor ardiente en el Espíritu Santo y por su esperanza firme de la vida eterna.

La fe verdadera

Tener fe en un judío crucificado era un riesgo en el imperio romano. Porque según la ley romana la crucifixión era el castigo para criminales extranjeros o esclavos. Por eso su fe en el Cordero de Dios crucificado, y la justificación de todos sus pecados basados en su sustitución, era un milagro desafiante de la gracia de Dios. La sociedad multicultural de la región helenista tenía muy poco conocimiento de la santidad de Dios y de su amor misericordioso, de su justa sentencia de muerte para cada pecador y del sacrificio vicario del inocente Jesús. Pero el poder de la gracia de Dios, plantó esta fe en las mentes y en los corazones de griegos y romanos. Por eso la comunidad de oración alrededor de Pablo agradecía a Dios, el Padre de Jesucristo, por esta irrupción del conocimiento por gracia.

El amor verdadero

Si se hablaba de amor en el mundo griego helenista, se pensaba primero en “eros” , un amor basado en un contacto emocional y sexual. Por otro lado se entendía por “File”, es decir, en honor a altas personalidades o acerca de filosofía. Muy pocos conocían el “ágape” el amor sacrificado y abnegado. El que se refería al amor de Dios, el amor de Cristo y el amor hacia el enemigo en el idioma griego, solamente podía elegir el concepto ágape, para describir la profundidad y santidad de este amor.

El grupo de oración que rodeaba a Pablo, estaba impresionado por el amor sacrificado y abnegado de los colosenses. Los que oraban, sabían que esta virtud no venía de los recién convertidos , sino era un don del cielo, como Pablo lo escribe a los romanos: “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5b). Este regalo de Dios en los seguidores de Cristo nos exhorta a un emotivo agradecimiento, pues por esto, egoístas llegan a ser compasivos, hipersensibles aprenden a soportarse mutuamente y los ricos , no sólo ayudarán a los necesitados con palabras o proyectos, sino también con hechos efectivos .La iglesia en Colosas fue activada a través de la dinámica potencial del Espíritu Santo.

El hombre anhela la gran familia espiritual, a la que pueda pertenecer, en donde predomine un ambiente limpio y en donde el gozo del amor de Dios reine. Allí no gobierna la mentira ni la bondad disimulada, sino el amor sin hipocrecía. Esto depende de una fe verdadera en Jesucristo, el Salvador y Rey, por cuya intervención pueden madurar los frutos de su Espíritu.

Para todos los santos

El motivo específico de agradecimiento del grupo de oración que tenía Pablo ,mencionaba con notoriedad, que los colosenses amaban a todos los santos. En cada iglesia hay personas con muchas experiencias espirituales y otras que son espiritualmente más débiles. Con los primeros cada uno intenta tener contactos, pero a los otros fácilmente se los olvida o se los evita. El que intenta entrar en contacto con ellos, tiene que contar con sus reproches y palabras de amargura. Pero en Colosas se honraba y amaba tanto a los queridos entre los santos, como también a los no tan amados. Los primeros en la iglesia querían aparecer como los últimos, y a los últimos se les animaba y cuidaba. El grupo de líderes no se movía en altos niveles por encima de los menospreciados, y los que eran más sencillos en su manera de pensar, no se sentían excluídos, sino que se les escuchaba. A los pobres no se les menospreciaba y los ricos ayudaban sin muchas palabras.

Las palabras „todos los santos“ sobrepasan el lugar de la iglesia en Colosas. Este concepto abarca también a los creyentes judíos en Jerusalén, que sufrían hambre, o a los santos perseguidos en ciudades o aldeas fanáticas. Los colosenses, en la zona del Mediterráneo, tenían oídos abiertos y corazones dispuestos al sacrificio por las necesidades de los seguidores de Cristo . Ellos ayudaban a los equipos misioneros con sus oraciones y ofrendas, sin olvidarse de los huérfanos, de creyentes que habían muerto, ni de sus viudas. Para ellos Jesús y sus discípulos eran el ejemplo. Todos practicaban por encima de todo, el amor hacia sus enemigos y el perdonar a los que los trataban sin consideración. Ellos no se amargaron, cuando sufrían por su fe, cuando les despedían o les despreciaban. El amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo había cambiado y llenado sus vidas.

ORACIÓN: Padre, te agradecemos de todo corazón, que haces crecer la verdadera fe en Jesucristo tanto en nosotros, como también en los países lejanos y que esto se manifiesta en amor sacrificado para todos los santos y también para sus enemigos. Fortalece nuestra fe y líbranos de nuestro egoísmo, para tener un amor ardiente para todos los santos que están perseguidos y envueltos en diversas pruebas. Amén.

PREGUNTA:

  1. ''¿Dónde está escrito que el amor de Dios está derramado en nuestros corazones? ¿Es esto realidad en tu vida?

www.Waters-of-Life.net

Page last modified on April 17, 2012, at 09:51 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)