Waters of Life

Biblical Studies in Multiple Languages

Search in "Spanish":
Home -- Spanish -- Colossians -- 050 (Children and Parents)
This page in: -- Arabic -- Chinese -- English -- German -- Portuguese -- SPANISH -- Turkish

Previous Lesson -- Next Lesson

COLOSENSES - Cristo en vosotros, la esperanza de gloria
Meditaciones acerca de la epístola del apóstol Pablo a la iglesia en Colosas

Parte 5 - El resumen de la epístola y saludos personales (Colosenses 4:2-18)

24. La convivencia con incrédulos (Colosenses 4:5-6)


COLOSENSES 4:5-6
5 Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. 6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

Pablo no permitía ningún acuerdo con la ideología multicultural del helenismo. El reconocía y proclamaba por medio del discernimiento de los espíritus que existían dos categorías de personas: muertos en pecados y vivos en Cristo. Todos los demás análisis, religiones y metas educativas son tonterías. El escribió a la iglesia central en Efeso, en el oeste de Anatolia, donde dominaba un alto nivel educativo griego-romano: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estábais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás” (Efesios 2:1-3).

El profundizó esa diferencia existencial y seguía escribiendo más tarde: “Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. ... En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:17-24).

A la iglesia en Galacia (hoy en la cercanía de Ancara) el apóstol a los gentiles les había escrito en forma pragmática la diferencia entre los dos tipos de personas: “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”
(Gálatas 5:19-24).

Tenemos que declarar de nuevo que existen dos tipos de personas: Los renacidos en Cristo y los muertos en pecados, creyentes en los cuales vive Jesús y personas sin el Espíritu de Dios. Esta observación no tiene que ver nada con orgullo, al contrario, los justificados en Cristo han reconocidos sus pecados realmente y los han confesados con lágrimas. Ellos saben que por naturaleza no son mejores que cualquier otra persona. Sólo por gracia han recibido el poder del Espíritu Santo por medio de la fe en el crucificado y resucitado Hijo de Dios, y ya hoy viven la vida eterna. Pablo les testificó: “Cristo en vosotros es la esperanza de gloria”.

En cambio el que vive sin el trino Dios, en el mejor de los casos intenta conseguir su propia justicia y su salvación por medio de buena conducta y “buenas obras”, y no se da cuenta que está completamente perdido según los parámetros de Dios. Ninguna persona es buena necesitando solamente una adecuada educación. Podríamos comparar al hombre mucho más con un tigre vestido de hermoso ropaje, pero cuando ve un pedazo de carne, se lanza encima y lo devora.

Pablo declaró a los colosenses que la mayoría de la gente vive “afuera”, y nosotros debemos actuar entre ellos. No se nos dijo que debemos encerrarnos en círculos santos, sino vivir conscientemente entre los no-cristianos. Entre ellos hay varios que nunca han escuchado nada de Jesús, ni han conocido algo de su salvación. No debemos intentar de convertir a los no-cristianos o a los que se oponen con un “torrente” de palabras, pues esto sería contraproducente. Ellos no pueden ver el reino de Dios por sí mismos , ni entenderlo. Por eso debemos orar por ellos y vivir entre ellos con sabiduría y mucho tacto. Jesús dijo: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16). Por nuestra manera de vivir, los que buscan la verdad tienen que reconocer, que los cristianos no mienten, no roban ni fornican. Ellos deben ver que los seguidores de Cristo tienen algo que la gente del mundo no conoce. Continua intercesión, ayuda en las necesidades y tiempos de oportunidades para expresar palabras amables, son como puentes invisibles para descubrir la realidad en Cristo.

Pablo no podía dejar de exhortar a los colosenses de tener palabras sazonadas con “sal“. Siempre debían hablar amablemente con los no-creyentes, no juzgar a nadie ni despreciarlos, pero con la guía del Espíritu Santo debían también animarse a preguntar a la persona con quien estaban en contacto, cómo podría imaginarse que podría seguir su vida después de la muerte, si el cielo o el infierno lo esperara. La pregunta: “¿Qué piensas tú acerca de Cristo?” muchas veces permitió conversaciones muy profundas. Sobre todo debemos escuchar a la persona que Jesús nos ha puesto por delante, tratar de entender como piensa y sufre. El que eleva una oración “relámpago” al cielo y pide a Jesús las palabras precisas para esta persona, recibe de inmediato una clara inspiración para la respuesta. Feliz aquel, que está preparado para compartir la clara palabra de Dios a dicha persona. Pero aquel que no puede hablar mucho, pero está listo con un folleto adecuado, también ayudará a la persona, y esto será más fácil para no tener que responder algo que al oyente le resultaría muy extraño.

Pablo exhorta a la joven iglesia en Colosas “redimir el tiempo” y hacer todo lo posible para extender el reino de Dios en Cristo. La obra del Espíritu Santo no se deja mover por estrategias especiales,o muchas actividades y trucos psicológicos, es todo lo contrario, es permanecer delante de Dios y la humildad de Cristo, que nos guían al campo de fuerza del Espíritu Santo. No somos nosotros que podemos hacer algo, sino él utiliza nuestra debilidad e insuficiencia para transmitir el fuego del amor y la verdad. El que se atreve entrar en las filas de los testigos de Cristo experimentará milagros de la gracia, incluso si fuere encarcelado como Pablo.

ORACIÓN: Señor Jesucristo, tú eres el Salvador de toda la humanidad, te adoramos , pues tu Padre celestial te ha dado todo el poder en el cielo y en la tierra. Tú has mandado a tus seguidores que vayan a todos los países del mundo y que ofrezcan a toda la gente tu evangelio con la perfecta salvación, y para invitarles que se bauticen en el nombre de Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Ayúdanos que no seamos negligentes, sino que nos levantemos y vayamos a las personas a las que tu Espíritu nos dirija y digamos o hagamos lo que tú esperas de nosotros. Amén.

PREGUNTA:

  1. ¿Qué significan los versículos cinco y seis en el capítulo 4 de la carta a los colosenses?

www.Waters-of-Life.net

Page last modified on April 23, 2012, at 10:01 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)