Waters of Life

Biblical Studies in Multiple Languages

Search in "Spanish":
Home -- Spanish -- Colossians -- 052 (Greetings of Fellow Workers)
This page in: -- Arabic -- Chinese -- English -- German -- Portuguese -- SPANISH -- Turkish

Previous Lesson -- Next Lesson

COLOSENSES - Cristo en vosotros, la esperanza de gloria
Meditaciones acerca de la epístola del apóstol Pablo a la iglesia en Colosas

Parte 5 - El resumen de la epístola y saludos personales (Colosenses 4:2-18)

26. Saludos de los colaboradores de Pablo (Colosenses 4:10-18)


Colosenses 4:10-11
10 Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle; 11 y Jesús, llamado Justo; que son los únicos de la circuncisión que me ayudan en el reino de Dios, y han sido para mi un consuelo.

Aristarco era griego-judío de Tesalónica en Macedonia, que probablemente se convirtió al “Mesías Jesús”en el segundo viaje misionero de Pablo, quien lo acompañó durante el tercer viaje hacia la capital Efeso para la gran tarea evangelística (Hechos 19:29; 20:4). Allí durante el alboroto de los plateros lo arrebataron y lanzándolo al teatro lo acusaron como uno de los responsables del movimiento cristiano. El gobernador del distrito queriendo apaciguar a la multidud, demandó una legítima audiencia de los acusadores, disolviendo de esta manera el alboroto. Aristarco recibió más tarde la comisión como representante de las iglesias de Macedonia, acompañar a Pablo para entregar la considerable ofrenda que los creyentes de los gentiles habían juntado para sus hermanos judíos necesitados, y demostrar así, que por el poder del Espíritu Santo habían crecido y llegado a ser creyentes maduros.

Una característica especial de Aristarco era, que formaba parte de uno de los que acompañaban a Pablo en su viaje cuando fue transportado por mar en , como prisionero desde Cesarea a Roma (Hechos 27:2). El sufrió junto con el apóstol las turbulencias en su velero, clamando a Dios, estuvo con él en el naufragio cerca de Malta, vió la víbora venenosa que mordió a Pablo, quien sacudiéndola fue arrojada al fuego y también estuvo con el apóstol en su llegada a Roma. Pablo lo llamó su compañero de prisiones, lo que hace pensar más o menos que él probablemente no estaba bajo arresto domiciliario como lo estaba Pablo, Pero sí que éste lo acompañaba y ayudaba; por eso lo llamaba compañero de prisiones y sufrimientos.

El siguiente nombre es “Marcos” (en latín) y Juan (en hebreo) y puede sorprender mucho, leyendo los Hechos de los apóstoles. El joven había acompañado a su tío Bernabé y a Pablo en su primer viaje misionero (Hechos 13:5), pero frustrado por las dificultados del viaje se volvió regresando a Jerusalén (Hechos 13:13). Esto le molestó tanto a Pablo que no se puso de acuerdo con Bernabé, en permitir que Marcos los acompañara en el segundo viaje misionero. Este hecho produjo una fuerte discusión y como consecuencia, Bernabé y Pablo se separaron. (Hechos 15: 37-40).

Juan Marcos era hijo de María en cuya casa en Jerusalén se encontraba la iglesia primitiva para la oración. Allí fue Pedro, luego de su maravillosa liberación de la cárcel, antes de esconderse en lugares de la costa, gobernados por los romanos (Hechos 12:12). Mas tarde Pedro se ocupó del joven, llamándole “mi hijo” (espiritual), quien le sirvió fielmente en Roma (1.P.5:13). Probablemente allí Marcos escuchó de Pedro todo lo que Jesús había hecho, y lo que Pedro predicó en las iglesias caseras en Roma. A pedido de los no-judíos, Marcos escribió el “evangelio según Pedro”. El se presenta como el joven que en el momento de la captura de Jesús, huyó envuelto solamente en una sábana, y que por muy poco también podía haber sido arrestado, pero soltándola, pudo escaparse desnudo (Marcos 14:51.52).

Quizá después de la ejecución de Pedro en Roma, Marcos buscó y visitó a Pablo en su casa en donde estaba arrestado, y allí pudo haberse producido la reconciliación entre los dos. El apóstol envió al joven narrador de las obras de Jesús, su muerte en la cruz y su resurrección a las iglesias en Colosas y Laodicea, para que escucharan las realidades acerca de Jesús. El primer versículo indica el tema de su mensaje: ”El evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios” (Marcos 1:1).

La tercera persona de este grupo de creyentes judíos, Jesús Justo, se lo menciona sólo en este lugar. Nada más se conoce de su vida. El visitó a Pablo en su prisión preventiva y lo acompañó. El y los dos mencionados anteriormente, de la tribu de Jacob, mantenían una fiel relación con el apóstol a los gentiles, no lo rechazaron, sino que oraron por él y con él. Pablo los llamó consuelo para él, porque por ellos quedó manifiesto que no sólo gentiles seguían a Cristo, sino también algunos del pueblo elegido soportaron y aún antes de la destrucción de Jerusalén (70 d. Cr.) proclamaron su fe en el Mesías Jesús, el rey del reino espiritual de Dios. Jesús Justo conscientemente llevaba el nombre Jesús, que significa: El Señor (Yahveh) ayuda, actúa, perdona y vence. (Mateo 1:21).

Colosenses 4:12-14
12 Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere. 13 Porque de él doy testimonio de que tiene gran solicitud por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que están en Hierápolis. 14 Os saluda Lucas el médico amado, y Demas.

En la lista de los que saludan se encuentra nuevamente el nombre Epafras, al que se le menciona en el principio de la carta con agradecimiento como co-fundador de la iglesia en Colosas (Colosenses 1:7.8). El se preocupó por el crecimiento de cada uno en particular y por la unidad de la iglesia . El rogó por sabiduría y firmeza para luchar en contra de los seductores, por su perfección en el amor y la verdad y por su llenura de toda la plenitud de la Deidad en Cristo Jesús (Colosenses 2:10). El conocimiento de la voluntad de Dios significó para él, el desafío a la obediencia práctica y no sólo un dogma intelectual. Pablo lo llamó como a sí mismo “esclavo de Jesucristo” (Romanos 1:1; Filipenses 1:1, Tito 1:1) quien se había entregado incondicionalmente a la disposición de su Señor y que rechazó por sus oraciones a los seductores de la insuficiente justificación por la ley. Epafras no se limitó con su cuidado pastoral sólo por Colosas, sino también luchó por las iglesias vecinas en Laodicea y Hierápolis. Por las muchas oraciones la casa vigilada de Pablo llegó a ser un enorme centro de poder, del cual salían corrientes del Espíritu de Cristo hacia las jóvenes iglesias atacadas.

Repentinamente aparece el nombre de Lucas, el médico griego, que Pablo llamó con todo respeto, amado. El acompañó al apóstol a las naciones en su tercer viaje misionero desde Troas hasta Jerusalén. Probablemente juntó durante la prisión preventiva de Pablo en Cesarea, sus informes médicos acerca del nacimiento de Jesús por la virgen María, las curaciones milagrosas de Cristo, algunas de sus parábolas de cuidado pastoral, sus tres importantes palabras en la cruz, sus consoladoras apariciones después de su resurrección y su ascensión al cielo. Sin el médico Lucas sabríamos muy poco acerca del derramamiento del Espíritu Santo, de los sufrimientos y experiencias de la iglesia primitiva en Jerusalén y de todos los Hechos de los apóstoles. Gracias a Dios por la fidelidad de este hombre que no conocía el hebreo como su lengua materna. El acompañó a Pablo junto con Aristarco desde Tesalónica en ese viaje catastrófico en barco hasta Roma. Siempre cuando se habla en los Hechos en la forma de “nosotros” Lucas estuvo presente. El conversó con Pablo los detalles de su libro “Los Hechos de los Apóstoles”, por eso se encuentran entrelazados allí muchos pensamientos y principios de Pablo.

El que considera estos nombres, se da cuenta que Pablo no servía a su Señor en forma solitaria en Roma, sino que tenía en Marcos y Lucas la compañía de dos especialistas que conocían acerca de la vida, la muerte y resurrección de Jesús, y a los dos representantes de distritos, Tíquico de la provincia de Asia y Aristarco de Macedonia. De esta manera Pablo pudo influir con conocimiento real y cuidado pastoral en las nuevas iglesias, y aún siendo prisionero colaborar en la edificación del reino espiritual de Dios, hasta que fue ejecutado.

Además se nombra a Demas junto con los presentes colaboradores, que al comienzo pertenecía al grupo de los ayudantes del apóstol. Lamentablemente no pudo aguantar el ambiente de tanta presión en torno al tan vigilado Pablo, y percibiendo el peligro eminente, se retiró a Tesalónica, y según las palabras del apóstol, se volvió “ amando este mundo “ (2. Timoteo 4:10).

ORACIÓN: Padre celestial te agradecemos que pusiste al lado de Pablo en la cárcel a hermanos y colaboradores, para que no estuviera solo en sus pruebas, y que con fe, oración y cartas pudiera fortalecer a las jóvenes iglesias en Anatolia y Grecia. Fortalécenos también a nosotros, si caemos en sufrimientos y tentaciones, para que nuestros servicios en las iglesias no se terminen y todos permanezcamos incorporados en tu Hijo Jesucristo. Amén.

PREGUNTA:

  1. ¿Que testifican los nombres de los que saludan al final de la carta a los Colosenses?

www.Waters-of-Life.net

Page last modified on May 21, 2012, at 09:27 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)