Waters of Life

Biblical Studies in Multiple Languages

Search in "Spanish":
Home -- Spanish -- Colossians -- 016 (The prayer of thanksgiving)
This page in: -- Arabic -- Chinese -- English -- German -- Portuguese -- SPANISH -- Turkish

Previous Lesson -- Next Lesson

COLOSENSES - Cristo en vosotros, la esperanza de gloria
Meditaciones acerca de la epístola del apóstol Pablo a la iglesia en Colosas

PARTE 1 - Los fundamentos de la fe cristiana (Colosenses 1:1-29)

2. La oración de agradecimiento de Pablo y sus colaboradores por la iglesia en Colosas (Colosenses 1:3-8)


El evangelio ha llegado hasta vosotros

Un tercio de la humanidad se llama “Cristiano” en nuestros días, son los que creen mas o menos lo que está escrito en el evangelio. Pero dos tercios de la humanidad aún no han escuchado el evangelio o lo rechazan con vehemencia. Otros intentan diluírlo, humanizarlo o falsificarlo, pero no pueden evitar que el verdadero evangelio llegue hoy día a través de la radio, de internet o de la televisión a incontables hogares, mentes y corazones. El que está dispuesto a escuchar y a creer, experimentará que esta palabra de verdad le otorga poder eterno.

La iglesia en Colosas no escuchó el evangelio directamente por Pablo, sino por recién convertidos de su ciudad, que le habían escuchado en Efeso, su capital, y habían conocido así la verdad de Cristo. Ellos experimentaron el poder de Jesús y compartieron lo que sabían con entusiasmo. El escuchar el anuncio especial del trono de Dios acerca del nacimiento de su Hijo y de la victoria del Cordero de Dios no era para esta iglesia una historia romántica, sino que fue para ellos, la fuente de su poder y su significado de recibir el Espíritu Santo. La llegada del evangelio a un lugar puede producir una nueva creación, un nuevo nacimiento y la realización de vida eterna en los creyentes.

La palabra de verdad llega a todo el mundo

Pablo vio al imperio romano como un mundo encerrado en sí mismo. El corría de un distrito a otro, de un país a otro, porque en esta cultura generalizada se hablaba un mismo idioma, los viajes eran posibles y se conocían las costumbres de vida. En todo lugar donde los romanos gobernaban, Pablo encontró una posibilidad para la misión. El quería evangelizar a este mundo y experimentaba que en todos los distritos algunos escucharon la palabra de verdad, la aceptaron, creyeron y vieron que esta palabra abarca en sí mismo un poder creativo. El verdadero evangelio parece como una semilla. Donde quiera que se siembra, queda. Parte de la semilla es comida por las aves, otra se seca, porque no hay suficiente tierra, otra se ahoga por influencias engañadoras, pero una parte germina y trae mucho fruto, si cayó en buena tierra (Mateo 13:2-9. 18-23). Jesús promete además: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14). La evangelización del mundo no significa la cristianización, sino el llamar fuera a aquellos, que escuchan, creen y obedecen. La palabra “iglesia” en griego es “ekklesia”, y quiere decir “los llamados fuera”. Originalmente se llamaba así a los responsables entre los ciudadanos en las ciudades griegas que se juntaban en la plaza para decidir entre ellos, qué proyectos se realizarían en su ciudad y cuáles eran los costos que debía pagar cada uno. Los llamados fuera, en la iglesia son entonces los responsables por el bienestar espiritual de la congregación de Jesucristo en su ciudad y alrededores y debían con su sacrificio contribuir para el crecimiento de la iglesia.

El evangelio lleva fruto que crece también en vosotros

Pablo escribió a la iglesia en Colosas, que no eran ellos los que habían producido por sí mismos su fe, amor y esperanza, sino que la palabra de la verdad del evangelio era el secreto de su actividad, fuerza y dirección. Una iglesia, donde se siente “la muerte entre ellos”, debería indagar las razones de su estancamiento y arrepentirse, colocando nuevamente toda la palabra de Dios en el centro de la congregación. Dondequiera que llegue un avivamiento espiritual, se desarrolla una multitud de servicios evangelísticos y ayuda al prójimo. Allí se escucha la alabanza y adoración a la santa Trinidad. Pero esto no acontece por las capacidades intelectuales de un aplicado pastor, o por sus consejeros o ancianos, sino que es la muestra del fruto de la palabra de verdad. Pero donde todo el concilio de obispos o responsables se estanca, se debería cuestionar y probar la preparación teológica de los pastores, si fueron enseñados solamente en estudios críticos, haciendo análisis gramaticales de los textos bíblicos. La pregunta es , si la palabra de verdad ha podido producir la nueva criatura en ellos. Sin la sencilla fe de un niño en la autoridad de la palabra de Dios, no se puede realizar la salvación de Cristo (Mateo 11:25.26; 13:11-16; 18:2-5 u otros).

ORACIÓN: Padre celestial, te agradecemos hoy que se puede escuchar y leer tu santo evangelio en todos los países del mundo. Permite que los que buscan la verdad y el amor escuchen las palabras creativas y consoladoras de Jesucristo; y haz que nosotros seamos testigos de tus palabras para los que tengan necesidad de ellas. Amén.

PREGUNTA:

  1. ¿Cuáles frutos produce el evangelio en los lectores creyentes?

www.Waters-of-Life.net

Page last modified on April 17, 2012, at 09:52 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)